Metodología


La metodología que se propone llevar a cabo en El Bosque de las Hadas, está relacionado con la calidad del proceso educativo:

  • Calidad afectiva

  • Motivadora

  • Creativa (nuevas tecnologías, Internet)

  • Eficaz

La metodología se apoya en el niño/a como personas que, paso a paso, se van desarrollando en equilibrio armónico.

 

Incide en los siguientes aspectos:

  • Actitud de seguridad y afecto de la educadora

  • Relaciones de comunicación con la familia

  • Decisiones entorno a la integración de los tres ámbitos de experiencia que configuran la etapa

  • Propuestas de trabajo individuales y grupales, ricas en experiencia mediante el uso de las nuevas tecnologías

  • Actividades motivadoras que posibiliten al niño los medios para construir una imagen positiva de sí mismo, sentirse feliz en su medio y le faciliten la expresión verbal y artística para expresar sus emociones y sentimientos.

Teniendo en cuenta todo esto nuestra metodología se apoya en el desarrollo de las siguientes capacidades:

  • CAPACIDAD COGNITIVA

  • CAPACIDAD PSICOMOTORA

  • CAPACIDAD AFECTIVA

  • CAPACIDAD DE RELACIÓN E INSERCIÓN SOCIAL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
Actividades para el desarrollo pleno de los niños
Creemos en el aprendizaje significativo como un establecimiento de relaciones entre los conocimientos previos de nuestros alumnos/as y el nuevo material objeto de aprendizaje, deberemos en consecuencia detectar el nivel madurativo individual de los alumnos, por medio de una evaluación inicial que nos da un orientación para poder realizar la planificación de los aprendizajes.

Consideremos el error como parte del proceso de aprendizaje puesto que si favorecemos una situación y proporcionamos al niño unos materiales que le ayuden a superarlos, el alumno es capaz de solucionar por sí mismo esta situación produciéndose un avance en su desarrollo al llevarse a cabo un aprendizaje significativo.

Para el desarrollo global de las potencialidades de cada niño, se emplean técnicas que nos aportan las más avanzadas teorías psiconeurológicas en las que se fundamenta el aprendizaje temprano y la estimulación. Su finalidad es preparar a los niños y niñas desde las edades más precoces, para aprender a aprender.

Algunas de las estrategias empleadas son los paseos culturales, los circuitos de psicomotricidad, las audiciones musicales, las unidades de información o “bits de inteligencia”, o el acercamiento a los medios informáticos. Los estímulos sociales le permiten al niño y la niña iniciar un proceso de socialización que implicará la asimilación de unas normas, actitudes y valores.

La globalización no es un yuxtaposición de actividades sino una ampliación, diversificación e interconexión de los esquemas de conocimiento que poseen los niños/as. Cuando planteamos una actividad lo hacemos de forma que concurran en ella las diferentes áreas y los tres tipos de contenidos (conceptuales, procedimentales ya actitudinales).

La concreción de los contenidos a desarrollar en función de los objetivos que perseguimos la llevamos a cabo mediante la elaboración de centros de interés y pequeños proyectos, teniendo en cuanto que la duración de los mismos no sea excesiva y vigilando como van evolucionando los intereses de los niños/as a lo largo de su desarrollo. Esto nos permite trabajar los contenidos de forma interrelacionada, tal como se presentan en la realidad, y asegurar la motivación al ver los niños/as la finalidad de su trabajo.

El método de estimulación temprana y multisensorial, este método propone suministrar al niño información de forma sistemática, regular y racional, con el fin de desarrollar su inteligencia, para ello, es indispensable poder captar la información que llega al cerebro, existen estímulos específicos: visuales, auditivos, olfativos, táctiles que le provocan aprendizaje, así pues, la acción educativa consiste en ofrecerle datos en forma de estímulos.

Es imprescindible destacar la importancia del juego como actividad propia de esta etapa. En el juego se aúnan, por una parte, un fuerte carácter motivador, y por otra, importantes posibilidades para que el niño y niña establezcan relaciones significativas. La organización del tiempo responde a la flexibilidad y a la adecuación a los ritmos y necesidades de los niños: afecto, actividad, relajación, descanso, alimentación, experiencias directas con los objetos, relación, comunicación y movimiento.

Nos basamos en una metodología activa, en un conjunto de estrategias didácticas que permiten y estimulan a los niños/as a participar realmente como sujetos de su propio aprendizaje, elaborando sus propias aprehensiones de la realidad. El alumno es el verdadero protagonista del proceso de enseñanza-aprendizaje